Mantener en forma a nuestros mayores.

Llegamos a los platos fuertes de nuestros servicios. La terapia manual y el envejecimiento activo. Las lesiones deportivas, aunque aparecen en la hoja de servicios, están puestas para que os hagáis idea de lo que trato de forma habitual.

En el post de hoy hablaré del envejecimiento activo. Realmente si estás leyendo esta entrada es muy probable que tú no lo necesites, pero seguro que tienes algún familiar que le podría ser beneficioso.

Estos planes de ejercicio adaptado, los quise meter como un factor diferenciador de la clínica. No están pensados para competir en unas olimpiadas, sino que nuestros mayores tengan una mejor capacidad física para frenar su declive. Algunos ejercicios incluso se hacen sentados.

¿En qué consisten?

En primer lugar, para elaborar el plan realizamos una entrevista en la cual el paciente y/o su familia nos cuentan sus objetivos y realizamos una prueba de forma física. Esta prueba se llama SPPB y que en realidad es una batería de 3 test: equilibrio, levantarse de una silla y velocidad de la marcha. Una vez realizadas estas pruebas, en un plazo de tiempo más o menos corto, elaboro el plan de ejercicio y establezco los objetivos a mejorar en las pruebas realizadas.

Para realizar el plan me baso en el programa Vivifrail que es un proyecto de la Unión Europea. Los ejercicios son sencillos, pero a pesar de ello alguna vez hay que ajustarlos a las capacidades físicas de nuestros pacientes.

Igualmente, aunque los ejercicios son sencillos, es más fácil realizarlos si hay un seguimiento por parte de un profesional por lo que dispongo de distintos planes de seguimiento. No obstante, si la persona pone de su parte y lo acaba haciendo en casa, aunque de vez en cuando necesite una revisión, es lo ideal.

¡Si estás interesado, no dudes en consultarnos!