En la entrada de hoy hablaremos sobre las tendinopatías, cuyas formas más conocidas son las tendinitis y tendinosis. En concreto, os traemos un decálogo traducido por nuestros compañeros de lafisioterapia.net de un texto del autor Peter Malliaras, con el que esperamos que entendáis un poco mejor que es lo que le conviene a vuestros tendones en estas situaciones. Comenzamos:

1. El reposo no mejora las tendinopatías

El dolor podría mejorar, pero volverá cuando vuelvas a la actividad, porque el reposo no mejora la tolerancia del tendón a la carga.

 

2. El EJERCICIO es el  mejor tratamiento

En la mayoría de los casos (pero no todos) la tendinpatía no mejorará sin la carga del ejercicio. Es el tratamiento con más evidencia en tendinopatías.

3. Modificar la carga es muy importante

Para reducir el dolor del tendón es importante reducir la carga (al menos a corto plazo)  para progresivamente aumentar la tolerancia a la carga del tendón. 

4. El ejercicio debe ser individualizado

Esto se basa en el dolor y la función del individuo. Debería haber un aumento progresivo de la carga para permitir la restauración de la función objetivo mientras se respeta el dolor.

5. La respuesta al ejercicio es muy lenta

Hay que ser constantes, tener paciencia y progresar de forma apropiada. Los atajos a menudo no lo son (inyecciones o cirugía).

 

6. Raramente mejoran a largo plazo solo con tratamientos pasivos

Las terapias pasivas son añadidos (masaje, ondas de choque, radiofrecuencia…). En particular se deberían evitar múltiples infiltraciones, ya que a menudo se asocian con resultados más pobres.

7. No se considera una respuesta inflamatoria clásica

Aunque hay células y bioquímica inflamatoria involucradas, no se considera una inflamación al uso. Los antiinflamatorios podrían ayudar si el dolor es muy alto, pero no está claro el efecto en las células y la patología.

8. La causa puede ser multifactorial

El factor principal es un cambio en ciertas actividades, aumento de carga, cambio de superficie… También hay factores predisponentes: biomecánicos; o sistémicos (edad, menopausia, colesterol, umbral doloroso, etc).

9. Patología en imagen NO es igual a dolor

La presencia de patología es común en personas SIN dolor. Si te han dicho que tienes una “patología severa” o incluso “desgarro”, NO significa necesariamente que no mejorarás u obtendrás peores resultados.

 

10. Pronóstico

Incluso con los tratamientos mejor intencionados (ejercicio, etc), en la mayoría de los casos no es probable que la tendinopatía dé marcha atrás. Por ello, la mayoría de los tratamientos están dirigidos a mejorar el dolor y la función, en lugar de a la curación del tejido.

Esperamos la lectura os haya resultado interesante. Si tenéis alguna duda, o si padecéis una tendinopatía, no dudéis en preguntarnos. Estamos a vuestra disposición 🙂